Frioterapia

  • Visto 1059 veces

Hace casi un mes tuve una sobrecarga muscular en la zona sacral. El traumatólogo me prescribió 20 sesiones de fisioterapia. Eligiera el centro que eligiera sabía que me enchufarían a 2 o 3 máquinas porque según me cuentan a los fisios no les compensa poner las manos por la cantidad que les paga la aseguradora. Por cercanía opté por la Clínica Juaneda de Inca. Tenía tan pocas esperanzas que sólo reservé 10 de las 20 sesiones prescritas.

Finalmente creo que fui a 7 que me han servido de muy poco. Únicamente para comprobar lo frías que son las instalaciones y su personal. Cuando llegaba a las 8 de la mañana, el personal hacía cara de sueño y de pocos amigos. A ninguno de los pacientes se nos escapaban estos detalles. Así ni me sorprendía que ni me pidieran cómo me iba el tratamiento, si notaba mejoría o no. Ningún día me lo pidieron. Una imagen lamentable. De hecho, he dejado de ir y tampoco se han interesado.

Como mutualista de Mutua General de Catalunya estoy muy decepcionado, porque finalmente lo único que me ha funcionado ha sido pagar a fisioterapeutas de mi bolsillo y seguir los consejos de Alain y Juanjo de Strongbox -el gimnasio donde voy- que no han dejado de animarme y se han centrado en que trabaje ejercicios para reforzar la espalda. Y estoy mejor gracias a ellos, únicamente.

Me parece increíble que una aseguradora cubra un quirófano y no el tratamiento de un fisioterapeuta -que no es un masajista- y me haga perder tiempo en sesiones inútiles, que son numerosas únicamente para que a los fisios les compense de alguna manera mientras estoy allí enchufado. 

Modificado por última vez enLunes, 04 Mayo 2015 10:52
Inicia sesión para enviar comentarios