Cuestión de actitud

  • Visto 497 veces

Como cada año el pasado 16 y 17 de junio estuve en el día del emprendedor de Barcelona Activa, una sobredosis de crecimiento, optimismo y contactos que recomiendo a todo el mundo.

Participé en conferencias y talleres que me han hecho replantearme muchas cosas. Conocí a gente magnífica ávida de hacer negocios y relacionarse. Participé en auténticos networkings donde hay voluntad de hacer negocios y no sólo de charlar o coopetir. Donde además de emprendedores, empresarios, potenciales clientes y competidores, asisten actores importantes de la vida económica y social. Nacionales e internacionales.

Pero vi sobretodo una actitud. Eso que ha faltado en España desde siempre. Y en Mallorca, más. Cabe recordar que el banquero Joan March Ordinas decía que “cada día nace un tonto; lo importante es encontrarlo”. La frase que parece seguir imperando en el establishment político y empresarial, a juzgar por la situación actual.

Yo más bien creo lo contrario: hay un montón de gentes y proyectos que vale la pena incorporar a nuestras vidas personales y profesionales. Para crecer, para mejorar nuestra sociedad. Y eso es lo que vi: empresarios y ejecutivos cincuentones buscando talento, ideas, personas, proyectos... Estaban por doquier. Barcelona Activa creó el espacio. Sin lujos. ¿Para qué? Para hacer negocios sólo hacen falta sillas y mesas. Y a veces ni eso. Sólo la actitud.

En esta edición acudía con mi socio, Vicenç Pardo, para presentar nuestra nueva empresa, Onvas.com. Por ello fuimos seleccionados en la mayoría de entrevistas del CONECTA VIP, un espacio que nos permitía presentar el proyecto a grandes directivos de instituciones y multinacionales. Si esto ya fue un reto, conseguir una segunda reunión y con sus respectivos equipos técnicos lo fue todavía más. La acogida de Onvas.com fue todo un éxito.

Además tuvimos la oportunidad de recibir el asesoramiento del SECOT, una asociación de ejecutivos jubilados  que ofrecen su experiencia y conocimientos de gestión empresarial. 

Me encantó encontrarme con mi amigo, Ignasi Seró, en su estand, presentando su exitoso proyecto empresarial, ShiatsuMovimentEmpresa a un público y a unos medios de comunicación entregados.

Ya al regresar, de camino al aeropuerto se asomó el hospital de Bellvitge y cómo no, un especial recuerdo para mi madre. ¡Qué pena no poder llamarla y contarle qué bien había ido todo!

 

Inicia sesión para enviar comentarios