La brecha digital

  • Visto 534 veces
Cuando hablo de la brecha digital suelo referirme a aquellos individuos que no están alfabetizados o familiarizados con el uso de las tecnologías de la información y, por supuesto, con Internet.

A los gobiernos e instituciones les encantan aquellas estadísticas que hacen referencia a la cifras de conexión, número de contrataciones ADSL, etc. Datos que, claro, siempre son positivos, porque las conexiones y accesos a Internet no dejan de aumentar, pero ¿de qué modo acceden? ¿dónde  y cómo? Desde mi punto de vista, dichas cifras no implican que realmente nuestro país haga un uso eficaz de Internet.

La última cifra de conexiones a la banda ancha es de ayer: Madrid y Baleares encabezan las conexiones de banda ancha. Pero aunque en esto incluso los medios son bastante patrióticos, dichos datos siguen siendo negativos y siguen lejos de las expectativas más pesimistas de la era de la burbuja, allá por el 2000. Nuestros vecinos Francia y Reino Unido nos doblan en usuarios y conexiones a la banda ancha. Y no hablemos ya de cifras de comercio electrónico.
 
Una de las razones más esgrimidas es el abusivo coste de la conexión. Aunque, muy a mi pesar, pienso que, a parte de esto, todavía hay mucha gente (particulares, profesionales, empresarios y gobernantes) que vive totalmente al margen de Internet. Es más, creen que no lo necesitan. Y, de este grupo, los más atrevidos creen que Internet comienza y acaba en Google.

Precisamente, dicho grupo de individuos es el que más me preocupa. Podría hablar largo y tendido de cada uno de los perfiles. Tengo estadísticas suficientes que os podrían aburrir.
Inicia sesión para enviar comentarios